viernes, 23 de junio de 2017

Jornada de Sanación

El próximo sábado 1 de Julio tendré el placer de compartir con todos aquellos que lo deseéis una jornada sanadora. Básicamente daré pautas básicas para expandir y recrear nuestra capacidad de sanación de modo que podamos a su vez no sólo aportarnos a nosotros mismos sino también a los demás. La jornada, tras una pequeña base teórica tendrá un contenido eminentemente práctico. El encuentro se desarrollará en el Rincón de Kiko, en calle San José 21, en Sevilla.



jueves, 22 de junio de 2017

El olvido

El olvido es una casa vacía
llena de muebles incómodos
que no son capaces de estar juntos.

El olvido es una habitación
con un nombre escrito en la puerta
que nadie reconoce.

El olvido es un cristal transparente
donde te miras la cara de noche
para que tu reflejo no te asuste.

El olvido es un adiós permanente
que intenta despedirse poco a poco
sin saber que ya se ha ido.

El olvido es un recuerdo disfrazado
que permanece en tu mente
haciéndose pasar por otro,
a quien nunca has conocido.

El olvido es un animal de compañía
con una cuerda extensible tan larga
que aunque no lo veas
siempre está contigo.

El olvido es un hombre sin pasado
que mira hacia atrás sin ver nada
llevando puesto el traje de la presencia.

El olvido es una sopa de letras sin solución
donde las palabras intentan relacionarse
sin saber que todas te dicen lo mismo.

El olvido es un niño perdido
que busca la destinataria mano de su madre
pero no puede encontrarla.

El olvido es un salvaje
que devora la vida a pedacitos
para saborear una muerte reconocida.

El olvido es un puente entre dos mundos
distanciados por sentimientos extraños
cuya existencia es eterna.

El olvido es un cine cerrado
con un mensaje imborrable en la pantalla
"Siempre nos quedará París".

El olvido es un extranjero
que no tiene pasaporte
pero recorre todos los países en tu cabeza.

El olvido es una mujer
enemiga de la memoria,
agarrada a tu corazón.

El olvido es... una despedida.

miércoles, 24 de mayo de 2017

Vibrando en la frecuencia del Amor

  A continuación tenéis los videos de la charla que di el pasado mes de Abril en el Rincón de Kiko y que tuve el placer de compartir con muchos de vosotros. Infinitas gracias a Kiko, por ser tan buen anfitrión, a Mindalia TV, por la inmensa labor de difusión que realizan y, por supuesto, a la Vida.




sábado, 6 de mayo de 2017

La máscara

La máscara que llevas puesta
en el espejo de los demás
tiene su replica.
Es una mentira vieja,
un artefacto que no deja huella.
El molde está tan pegado
que no tienes cara,
tienes careta.

Resultado de imagen de máscara

domingo, 16 de abril de 2017

Sin papeles

Perdidas en mil batallas
tus flores vienen a verme,
escondidas, ilegales,
como si fueran "sin papeles".
Misteriosas, seductoras,
sin anclajes ni rehenes,
sin avisar se me aparecen.
Dormidas en tu belleza
en despertares florecen
para hacerme abrir los ojos,
que no me canse de verte.
En sueños sigo tus pasos,
perdido en tus vaivenes,
me tienes atado a tu carro
sin que mi libertad esté ausente.
No tengo escapatoria,
tus fragancias me sostienen.
Tus encantos son los míos,
justo ahora, aquí,
sin dobleces.
No quiero más,
todo lo tengo,
contigo soy un jardín perenne,
para cultivarnos juntos
y que el amor nos contemple.

sábado, 25 de marzo de 2017

El Stop olvidado

  Transitaba por caminos luminosamente dorados, como baldosas de un país de Oz soñado. Todo era fluir, siguiendo los destellos de corazones acompañando. Pero tanto brilló, que se olvidó de que la luz del camino era su Ser equilibrado. Deslumbrado, quiso seguir, sin prestar atención a las señales que iban llegando, pues las baldosas, antes tan relucientes, lucían ahora apagadas en muchos de los tramos. La ceguera continuó y empezó a ver brillo donde la realidad era que estaba violentando su paso. Entonces llego el Stop, el amigo y compañero que cortó los senderos de golpe y porrazo. Allí donde la vista alcanzaba sólo veía líneas, que aunque también eran de luz, no dejaban otra opción que pararse un rato. Al pararse se observó y vio que la luz de las baldosas era la de su propio corazón reflejado. Un corazón que asfixiado de Amor se estaba agotando, puesto que la sombra de la confusión le había llevado a ofrecerse demasiado, cuando en realidad, de tanto dar, vacío se estaba quedando. Debía parar, dedicarse a recibir de sí mismo y de todos lados. El Stop fue el amigo necesario para recuperar su paso. De esta forma, el caminante, supo volver a fundirse con el ritmo de lo creado y ver de verdad que las baldosas seguían brillando.

jueves, 16 de febrero de 2017

Una gota de infinito

Una gota de infinito
decidió hacer turismo
y el universo ilimitado
le dio cobijo.
Recorrió galaxias,
firmamentos, constelaciones,
sin previo aviso,
y todo lo que vio
lo había ya visto,
en su interior estaba escrito.
Un día se encontró
una tormenta en un abismo,
en ella se atrapó,
llevándola al vacío.
Y allí, en su inmensidad,
descubrió un planeta pequeñito,
poblado de gotas
que se creían dios mismo.
Vivían separadas,
en la ilusión de lo finito,
sin llegar a conocerse,
perdidas en el camino.
La gota se quedó,
su eternidad aposentó
en cada individuo,
dándonos así oportunidad
de reconocernos dioses vivos,
donde la separación
dejó de tener sentido.

jueves, 2 de febrero de 2017

Musa

Lo escribí hace un par de semanas cuando, inmerso en el miércoles más frio del invierno, caminaba en soledad por calles nocturnas que me abrigaban en el sol de mi presencia. Aquí y ahora con vosotros lo comparto.

 Sus dos ojos miran mi ausencia
rescatando del olvido
caminos intransitables.
Su nariz respira mi aliento
y perfuma el aire
llenando de aromas la superficie
por mis pulmones abarcada.
Su boca,
firme ladrona de mis besos,
me convierte en delincuente
con sólo rozarme sus labios.
Su cuello,
se yergue firmemente seguro,
enredándose en el mío
para no tener fin ni principio.
Su pecho,
refugio de mis andanzas,
invita al recogimiento perpetuo,
abrazado por dos colinas palpitantes.
Su vientre,
me lleva a la locura
de saberme el loco más cuerdo,
teniendo el mundo por montera.
Y más abajo...
me pierdo.
Me encuentro perdido
y perdido me encuentro,
para, una vez rendido,
reconocerme en su infinitud,
donde no existen los límites.

miércoles, 18 de enero de 2017

martes, 17 de enero de 2017

El sonido del silencio

Os presento el enlace de la primera parte de la charla "El sonido del silencio" que tuve el placer de compartir el pasado 9 de diciembre en el Rincón de Kiko. Muchísimas gracias a Kiko por ofrecer el espacio y a Mindalia TV por su labor de difusión y por la calidad del video.